«

»

LA REVOLUCIÓN DE LOS RICOS

_________________________________________________________

POR LA VOZ DE MUMIA ABU JAMAL

REVISTA DE INFORMACIÓN Y ANÁLISIS

AÑO 14 – Nº 660 / Lunes 24 de Febrero de 2014

Producción: Andrés Capelán – Coordinación: Carlos Casares

COMCOSUR / COMUNICACIÓN PARTICIPATIVA DESDE EL CONO SUR

_________________________________________________________

HOY:

1) VENEZUELA NECESITA SOLIDARIDAD VERDADERA

2) LAS FALSAS FOTOS SOBRE VENEZUELA

3) ESPAÑA: JUSTICIA UNIVERSAL TIENE DÍAS CONTADOS

4) SUIZA Y SU REFLEJO XENÓFOBO

5) POSTECONOMÍA, LA REVOLUCIÓN DE LOS RICOS

_________________________________________________________

“Vivimos en la mentira del silencio. Las peores mentiras son las que

niegan la existencia de lo que no se quiere que se conozca. Eso lo

hacen quienes tienen el monopolio de la palabra. Y el combatir ese

monopolio es central.” Emir Sader

_________________________________________________________

1) VENEZUELA NECESITA SOLIDARIDAD VERDADERA

Urge más solidaridad internacional para frenar al fascismo en
Venezuela

Carlos Aznárez (Resumen Latinoamericano)

Todo se ha precipitado en el continente. Recién va a ser un año de
la muerte (¿el asesinato?) del Comandante Hugo Chávez, y la imagen
congelada de aquellos días de dolor, de rabia y por qué no, de
impotencia, se ha transformado rápidamente en otras escenas muy
distintas. El imperio no perdió tiempo, y aceleró la ofensiva que
lentamente se venía gestando y a la que algunos optimistas en exceso,
no prestaban mayor atención.

Ya el propio Comandante lo había avizorado cuando en una de las
tantas confrontaciones con Alvaro Uribe Vélez, definía a las bases
militares estadounidense en Colombia como la punta de lanza de una
futura desestabilización, no sólo hacia Venezuela sino a nivel
continental.

Cebados por un resultado electoral demasiado ajustado, producido
cuando aún la población venezolana no salía del duelo, los
mandamases de Washington dieron luz verde a una oposición que por
primera vez creía hacer pie para intentar vencer por la vía de los
votos. Como ayuda extra, aparte de los millones de dólares que
reciben desde Miami y otras capitales “amigas”, la derecha local
contó con algo que ya se había probado con éxito en el Chile de
Salvador Allende, y que tiene con ver con operaciones de ablandamiento
y desgaste sobre la población, golpeando donde más duele, en su
economía cotidiana.

Así se puso en marcha más desabastecimiento de alimentos y
medicinas, fuga de divisas y especulación con el precio del dólar
frente al golpeado bolívar, sabotaje energético, campaña de
rumores, y todo el fuego graneado de las corporaciones mediáticas.
Sin embargo, la reacción del gobierno de Nicolás Maduro fue severa y
a punta de leyes correctivas y sanciones a los especuladores se pudo
llegar a una nueva confrontación electoral en la que la oposición
recibió otra cachetazo en sus ambiciones de poder. Esto ocurrió
también porque el pueblo venezolano, ese porcentaje importante de
personas agradecidas por todo lo que ha recibido de la Revolución, a
pesar del desgaste notorio que le produce la guerra económica no
dudó en unir filas y “restearse” con los suyos.

A partir de ese momento, el imperio puso en marcha una nueva etapa de
su ofensiva, eligiendo para ello la tan temida vía de la violencia
fascista. Todos recuerdan cómo comenzó la campaña de apoderarse de
Libia. Y lo que vino después en Siria, y lo que está ocurriendo
ahora mismo en Ucrania. Países donde se pasó, en un corto período
de tiempo, de la estabilidad y una regular convivencia a la
destrucción de la mayor parte de sus infraestructuras, y al asesinato
de la población cuantificada en decena de miles.

Como si fueran fichas de dominó, el efecto fue dando sus frutos para
la política de injerencia e intervención imperialista. Esto no
quiere decir que no se resista (Siria y Ucrania lo siguen haciendo)
pero quien consuela a miles de personas que vivían más o menos en
paz y hoy miran a su alrededor y sólo ven escombros, muerte y miles
de desplazados y refugiados.

El manual de operaciones fijado por el Pentágono es sencillo:
torpedear las economías de aquellos a quienes se intenta conquistar,
y luego acudir a los “civiles” del lugar (o de otras latitudes
como es el caso de los mercenarios de Al Qaeda o Al Nusra, en Medio
Oriente) para que emprendan la guerra devastadora que aniquile
cualquier resistencia. Venezuela y su petróleo, tan ambicionado por
Estados Unidos y la Unión Europea, no podían escaparse de estas
maniobras.

La criminal escalada fascista que se ha puesto en marcha en Caracas y
en algunos Estados claves, utilizando a algunos jóvenes de clase
media alta y contando con el sostén de la burguesía empresarial (los
mismos que dieron el golpe en 2002 y que lamentablemente no fueron
desarmados y castigados contundentemente) no es algo que se pueda
minimizar.

Por otro lado, los hechos que se desencadenaron en la “Media luna”
venezolana, integrada por Táchira, Zulia y Mérida, aprovechando la
presencia no sólo de importantes sectores de la oposición más
extremista y el concurso de los paramilitares colombianos que entran y
salen sin demasiados problemas, obligan a recordar otra vez a Libia y
Siria. O mejor dicho a Benghasi, Homs o Aleppo, ciudades donde los
mercenarios pro-yanquis se atrincheraron para embestir contra Gadaffi
y Bachar Al Assad.

Tampoco hay que subestimar el rol que puede jugar de aquí en más,
ese cachorro de la CIA llamado Leopoldo López, quien pocos minutos
antes de ser detenido dejó como “herencia” un video en el que
convoca a sus huestes a la “resistencia” para derrocar al Gobierno
de Maduro. Su mejor partenaire, él lo sabe, se llama Barack Obama.

Frente a este estado de cosas, el pueblo venezolano está poniendo,
como siempre, lo mejor de su compromiso. Se ha movilizado masivamente
acompañando las convocatorias oficiales, ha rechazado los llamados a
la huelga y al sabotaje, y pone el cuerpo frente a los violentos, que
impulsan a sus sicarios a matar fríamente, tanto a chavistas como a
manifestantes de la oposición, pensando en sacar ganancias de futuras
respuestas entre unos y otros.

No poca importancia tiene también el papel que están jugando las
Fuerzas Armadas Bolivarianas, rechazando una y otra vez los cantos de
sirena de la derecha, y ratificando la lealtad a la Revolución y el
Socialismo a construir. Todos sabemos que sin este bloque uniformado
hubiera sido muy difícil sostener el actual andamiaje de poder. Algo
en lo que han jugado un papel fundamental el Comandante Chávez y
Diosdado Cabello.

Lo que está faltando

En medio de escenas de incendios, barricadas, bombas y una
espectacular y masiva campaña de desinformación protagonizada por el
terrorismo mediático, hay un ingrediente que se echa en falta.
Pareciera que en esta ocasión al continente y a sus organizaciones de
integración (Unasur, CELAC) les vienen fallando los reflejos. No es
malo que se hagan manifiestos y declaraciones de buenas intenciones a
nivel solidario, pero con eso solo no alcanza. Sirven para que la
gente de a pie exprese sus adhesiones y repudios, pero la batalla que
se está librando exige mucho más que eso. Casi por mecanismos de
autodefensa, las instituciones y los presidentes latinoamericanos
deberían convocarse en Caracas, o donde les venga más a mano, y
devolverle a Venezuela Bolivariana, lo mismo que ese país tanto ha
dado: solidaridad concreta, sin atajos ni mezquindades.

Recordemos lo útil que fueron estas intervenciones en el caso de
Bolivia y Ecuador, ayudando a desactivar con sus presencias golpes de
Estado en desarrollo. “Si nos tocan a uno, nos tocan a todos”,
suelen decir los luchadores sociales, y tienen toda la razón del
mundo. El tema es que los de arriba entiendan ese significado antes
que sea demasiado tarde.

Al fascismo no hay que concederle ni tiempo ni ventajas adicionales.
Si eso ocurre, nos pueden aniquilar, ya lo hemos visto en infinidad de
oportunidades. Una reflexión que vale tanto para quienes hoy
gobiernan en el Palacio Miraflores, a los efectos de que sigan
radicalizando la Revolución a la vez que combaten los focos
violentistas de la derecha, y también para cada uno de nosotros que
estamos dispuestos a que ese proceso que tanto esfuerzo le costó
construir al Comandante Supremo Hugo Chávez y a su bravo pueblo, no
se pierda ni retroceda. Es evidente que nos estamos jugando, entre
todos, la posibilidad de concretar o no la tan ansiada Segunda
Independencia. No es poca cosa.

LUNES 24 DE FEBRERO DE 2014 – COMCOSUR

_________________________________________________________

2) LAS FALSAS FOTOS SOBRE VENEZUELA

Sandra Russo (Página/12)

“Esto fue hecho por los ‘Humanistas’ pacíficos del Criminal
fascista Régimen Asesino del PSUV. Merecen perdón?”, tuiteó esta
semana, junto con una foto, Pedro Alvarez, cuyo perfil tiene la
bandera venezolana. Las fotos son dos, en realidad, un antes y un
después. El “antes” es de una foto carnet de un joven delgado y
pálido. El “después” es el mismo joven pero completamente
edematizado, hinchado hasta reventar, con los ojos cerrados por los
moretones que lo vuelven morado. La foto, en realidad, no pertenece a
un estudiante venezolano, sino a un joven español, Unai Romano, a
quien en 2005 la policía de su país detuvo y torturó.

Daniela Frías, por su parte, tuiteó “Tú y yo somos venezolanos mi
pana”, y sirve como epígrafe a la foto de una jovencita tomando por
los hombros a un policía, y rompiendo a llorar mientras lo mira
frente a frente. Esa foto, en realidad, procede de Bulgaria y fue
tomada durante una de las protestas de estudiantes de 2013.

Otra foto difundida por Ya Cuba Twitea, prendida a numerosos hashtags
como SOS o 12FVenezuelaPaLaCalle. El texto se limita a infundir
retuiteos: “Que esta foto dé la vuelta al mundo”, expresa. La
imagen es la de un joven estudiante arrastrado de atrás por dos
policías totalmente pertrechados, uno agarrándolo del cuello y el
otro doblándole el brazo. La imagen corresponde, en realidad, a una
de las represiones policiales del año pasado en Santiago de Chile.

Por su parte, Raps Libertad! tuiteó: “Vean todos: la Mega inmensa
rolo que hicieron en Tachira. Me quito el sombrero. Qué bárbaro”.
La imagen es la de una infinita cadena humana toda vestida con remeras
amarillas, que serpentea una ruta hasta perderse en el horizonte. El
tuitero la presenta como una cadena humana de resistencia al gobierno
de Maduro, pero la foto está, en realidad, tomada de una
manifestación multitudinaria a favor de la independencia catalana,
que tuvo lugar en septiembre de 2013.

Se podría seguir describiendo a lo largo de varias páginas las
decenas de fotos falsas que en una inédita operación de acción
psicológica tuvo lugar esta semana en las redes sociales de toda la
región, pero quizá la que mejor resuma la impunidad con que se
mueven los nuevos desinformadores sea una que retuiteó Amanda
Gutiérrez. “Me llegó esto. Disculpen, pero debo compartirlo!”,
dice, e ilustra con una foto de un estudiante arrodillado y obligado a
practicarle sexo oral a dos policías. La foto es probablemente la
más bizarra, porque aunque a lo que remite es a las escenas
protagonizadas por el ejército norteamericano en Irak, ésta,
protagonizada por latinos, está directamente sacada de una película
porno.

Probablemente, como puede llegar a parecer en este último caso,
muchísimos usuarios de Twitter opositores al gobierno venezolano
tomaron las fotos como verdaderas, mientras hubo otros, al menos
quienes armaron el enorme dispositivo de comunicación para fogonear
la violencia en Venezuela y forzar el derrocamiento de Maduro, que
planificaron torpemente la opereta, que no resistió ni un día la
prueba de su veracidad. Desde varias latitudes, desde Venezuela pero
también desde Estados Unidos y España, un día después de la
difusión de las imágenes falsas ya se las había identificado y
desenmascarado, pero, ops: la viralización de la mentira corre más
rápido que su desenmascaramiento.

La operación desinformativa en las redes sociales tuvo su asidero en
la realidad, por supuesto. Esta fue una semana de mucha violencia, que
arrojó detenidos, heridos y muertos, uno de ellos una bella reina de
Turismo de Carabobo, quien fue baleada en la cara desde una moto.
¿Quiénes estaban subidos a esas motos? No se sabe, pero la
operación mediática y la base de sustento montada sobre las redes
sociales lleva implícita la respuesta: un chavista al servicio del
“régimen asesino” que se da por descontado en la mayoría de los
comentarios periodísticos de los grandes medios.

Uno de los que desenmascaró una decena de esas fotos falsas que los
tuiteros venezolanos hicieron pasar por documentos sobre “la
represión del régimen” que circulaban por las redes sociales
porque ellas se adjudican, precisamente, la “libertad” de la que
el “régimen” priva a los medios tradicionales, fue el español
Pascual Serrano, en un pormenorizado análisis publicado en
eldiario.es y titulada “Venezuela y la orgía desinformativa”. El
año pasado, Serrano escribió su último libro, La información
jibarizada. Cómo la tecnología ha cambiado nuestras mentes.

En él, Serrano, que además de participar activamente de las redes
sociales fue uno de los fundadores del periódico digital Rebelión,
aclara que en tanto usuario su intención al hacer ese análisis no es
la de impugnar a las redes como vehículo de comunicación, sino más
bien advertir que esos soportes no están funcionando como se preveía
cuando se los celebraba como el tejido tecnológico de una nueva etapa
de la comunicación, en la que el libre acceso y la posibilidad
igualitaria de la palabra y de la imagen soplarían a favor de ésa y
otras democratizaciones.

Esta catarata de falsedades sobre lo que sucede en Venezuela,
difundidas por personas anónimas de las que ni siquiera se sabe su
lugar de emisión, parece reforzar esa idea de Serrano, que señala
como “un mito de la izquierda” aquella pretendida
democratización, un “mito” que se debe revisar, a la luz de
quiénes y cómo hacen uso político de las nuevas tecnologías, ya no
por creatividad personal sino al amparo del anonimato y la
viralización acrítica que promueven las redes, que vehiculizan, como
en este caso y nunca con tanto descaro, el objetivo de cazar bobos y
generar un clima de violencia más allá de las redes, en la realidad.

En el libro, Serrano plantea que el reduccionismo, la
descontextualización y el anonimato de las redes no sirve de igual
manera a una ideología que a otra. Lo que afirma es que el modelo de
la información jibarizada le sirve a la derecha, siempre apta para
los slogans, los climas, los malestares imprecisos. Las nuevas
tecnologías han cambiado nuestras mentes, ahora ansiosas por
comunicar lo que se desea en la mínima cantidad de caracteres. El
problema, escribe Serrano, es que hay nuevas subjetividades que se
están adaptando a esos soportes, y no es que escriban corto: piensan
corto.

Las ideas transformadoras, las que se inspiran en viejas tradiciones,
las que anclan en luchas históricas, necesitan exhibir la complejidad
del mundo y de los procesos políticos que lo surcan. Las redes
sociales son sencillas de manejar, el poder no. “Detrás de la
información jibarizada hay una ideología que gana y otra que pierde.
Detrás de las nuevas tecnologías hay una tesis política que sale
beneficiada y otra a la que perjudican –afirmó Serrano en una
entrevista subida a YouTube–. El que quiere cambiar el modelo
dominante necesita su espacio y su reflexión. El modelo dominante se
preserva con algo escueto y descontextualizado. Creíamos que las
nuevas tecnologías democratizarían la información, pero lo que han
democratizado ha sido la desinformación.”

LUNES 24 DE FEBRERO DE 2014 – COMCOSUR

_________________________________________________________

3) ESPAÑA: JUSTICIA UNIVERSAL TIENE DÍAS CONTADOS

La justicia universal tiene sus días contados en España

Inés Benítez (ips)

La aplicación de la jurisdicción universal tiene sus días contados
en España, por un proyecto de ley que supondrá el sobreseimiento de
más de una docena de investigaciones abiertas en los tribunales de
este país y hará muy difícil abrir nuevas causas por delitos que
afecten a toda la humanidad.

El gobierno derechista de Mariano Rajoy y el gobernante Partido
Popular (PP) impusieron una tramitación de extrema urgencia en el
parlamento a la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial,
gracias a su mayoría absoluta, y avanzan con celeridad para poner un
candado a la justicia universal en uno de los países que más la ha
aplicado. Con el rechazo de todos los demás partidos, el Congreso de
diputados decidió el jueves 20 tramitar por un procedimiento de
máxima de urgencia y en una sola sesión plenaria Congreso una
proposición de ley para la reforma, que también en soledad había
presentado nueve días antes el PP en el parlamento.

Si se aprueba, “España se convertiría en el paraíso de la
impunidad”, alertó a IPS el experto en jurisdicción universal de
Amnistía Internacional, Ignacio Jovtis. Para el activista, la
proposición “no limita el principio de justicia universal, sino que
lo hace desaparecer”. La proposición de ley es ya un instrumento
acelerado que evita la solicitud de informes, la incorporación de
enmiendas y otros pasos que demoran el proceso legislativo. El día
27, el Senado votará ya la reforma y se espera que pueda entrar en
vigor en marzo.

El principio de jurisdicción universal atribuye a los tribunales
nacionales la capacidad de perseguir y enjuiciar una serie de
crímenes que, independientemente del lugar de su comisión y de la
nacionalidad de sus autores y víctimas, atentan contra el conjunto de
la comunidad internacional. La reforma es criticada por más de un
centenar de oenegés e instituciones nacionales e internacionales, que
el miércoles 19 indicaron que su aprobación “supondría un golpe
devastador para la jurisdicción universal y una violación de las
obligaciones internacionales de España”.

La urgencia se manifestó después de que el 10 de febrero un juez de
la Audiencia Nacional dictara órdenes de detención internacional
contra cinco antiguos dirigentes del Partido Comunista Chino, por
genocidio, tortura y crímenes de lesa humanidad durante la represión
del pueblo tibetano, entre los años 80 y 90. “Es una reforma ad hoc
para cerrar casos incómodos para España”, opinó a IPS la abogada
y directora ejecutiva de Rights International Spain, Lydia Vicente
Márquez. Los requisitos que impone la reforma son “imposibles de
cumplir” para los tribunales españoles que quieran investigar y
perseguir crímenes de genocidio, lesa humanidad o de guerra, de
naturaleza universal.

Cuando se apruebe, los jueces españoles solo serán competentes para
investigar ese tipo de delitos cuando “el procedimiento se dirija
contra un español o contra un ciudadano extranjero que resida
habitualmente en España o que se encontrara en España y cuya
extradición hubiera sido denegada por las autoridades española“
“La agenda económica está por encima de los derechos humanos”,
afirmó Jovtis.

Esta reforma es, adujo, un paso a favor de la impunidad en política
criminal y también “puede ser una invasión del Poder Judicial por
parte del Legislativo”, porque el parlamento establece el
sobreseimiento de las investigaciones abiertas hasta que se acredite
el cumplimiento de los nuevos requisitos, según recoge la
proposición en su disposición transitoria final.

El investigador de Amnistía predijo que la inmensa mayoría de los
casos abiertos en la Audiencia Nacional con base en la justicia
universal, alrededor de 15, se archivarán debido a la reforma. Uno de
ellos podría ser el de José Couso, un periodista español que murió
en Bagdad el 8 de abril de 2003, durante un ataque del ejército de
Estados Unidos al hotel donde se alojaba la prensa independiente. Un
juez español mantiene imputados a varios militares de ese país, como
responsables de su muerte.

“Estamos enfadados y preocupados. Esta reforma es una chapuza
absoluta y está hecha a medida para archivar nuestro caso”,
declaró a IPS el hermano del periodista, Javier Couso, de la
Asociación Hermanos, Amigos y Compañeros de José Couso. El hermano
del periodista recordó como antecedente de la reforma la reunión en
Washington de Rajoy con el presidente estadounidense, Barack Obama, el
14 de enero. También consideró que el legislador no debería ser
quien decida el archivo provisional de los casos, porque ello es
competencia de los jueces.

Couso no descarta acudir al Tribunal Constitucional español, al
Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo o a estrados
judiciales de otros países, si la causa contra los militares
estadounidenses se cierra a consecuencia de la reforma. La familia de
Couso se reunió el día 11 con todos los portavoces de los grupos
parlamentarios españoles, para expresarles su gran preocupación por
el proyecto. La principal fuerza opositora, el Partido Socialista
Obrero Español (PSOE), se comprometió a estudiar la posibilidad de
interponer un recurso de inconstitucionalidad.

Jovtis cree “lamentable” que España, “referente y un foro de
esperanza para algunos países de América Latina”, desande el
camino y vaya en contra de la tendencia europea y mundial de
incorporar en su legislación el principio de justicia universal.
Justamente, este viernes 21 trascendió que la jueza argentina María
Servini, instructora de la querella contra los crímenes del
franquismo en España, pidió a la justicia española la exhumación
del cadáver de una víctima de la dictadura de Francisco Franco
(1939-1975).

Se trata de Timoteo Mendieta Alcalá, un sindicalista fusilado en el
cementerio de la central ciudad de Guadalajara en 1939, y que está
enterrado en una fosa común junto a otros 17 compañeros. “El 84,4
por ciento de los países del mundo tienen legislación universal y
permiten las investigaciones judiciales en base a este principio en al
menos un tipo de crimen”, destacó el experto de Amnistía.

España “se situó en el pasado a la vanguardia” de la justicia
universal y “ahora no debemos dejar que se quede atrás”, plantea
el centenar de agrupaciones en la declaración conjunta contra la
reforma que fue entregada al Parlamento Europeo por la organización
Campaña Internacional por el Tíbet. Además de las causas de
justicia universal abiertas por el genocidio en el Tíbet y la muerte
de Couso en la guerra de Iraq, la Audiencia Nacional instruye
actualmente casos de genocidio en Guatemala, Sahara y Ruanda.

También investiga el asesinato del sacerdote español Ignacio
Ellacuría, en 1989 en El Salvador, y el del diplomático español
Carmelo Soria, en 1976, durante la dictadura de Augusto Pinochet
(1973-1990). “Hay un consenso internacional para que no queden sin
castigo los crímenes que se consideran más graves. No queremos que
queden impunes y puedan volver a ocurrir”, concluyó Márquez.

LUNES 24 DE FEBRERO DE 2014 – COMCOSUR

_________________________________________________________

4) SUIZA Y SU REFLEJO XENÓFOBO

Voto favorable a reducir la inmigración

Sergio Ferrari (Rebelión)

Por escasos 20 mil votos de diferencia, la ciudadanía suiza votó
este domingo 9 de febrero una iniciativa para limitar la inmigración
*masiva*. La misma, promovida por la ultraderechista Unión
Democrática de Centro (UDC) obtuvo el 50.3% de los votos.

La iniciativa fue respaldada también por la mayoría de los cantones,
especialmente en la Suiza alemana. Un 56.5% del padrón emitió su
voto en un país que concurre a las urnas al menos cuatro veces por
año.

Tan pronto conocido el veredicto comicial, portavoces de la Unión
Europea (UE), “lamentaron este resultado” que va “contra la
libre circulación de personas”, uno de los aspectos esenciales
negociados en el 2002, y que hacen parte de los acuerdos bilaterales
existentes entre Berna y Bruselas. Suiza no hace parte de la Unión
Europea ni usa el euro, habiendo mantenido el franco como moneda
propia.

Para el Gobierno helvético se abre ahora un nuevo frente
internacional. La re-negociación de dichos acuerdos, adaptándolos al
resultado de este voto, cuya campaña previa, en las últimas semanas,
había polarizado a la ciudadanía. Se abre así un periodo de tres
años en las que las autoridades deberán establecer cuotas anuales de
entrada de mano de obra extranjera, incluyendo la europea.

Dos amplios campos se dibujaron en la escena nacional. Por una parte,
el Gobierno que contó con el apoyo de la gran empresa privada y los
partidos de centro-izquierda (socialistas, verdes, demócratas
cristianos, y radicales/liberales). En la vereda de enfrente, la
Unión Democrática de Centro,ultra derecha populista, principal
fuerza electoral del país, con posturas sistemáticamente racistas y
anti-extranjeras. Para esta fuerza política el domingo electoral
constituye una gran victoria. Su base política se encuentra en torno
al 30 % del electorado. El hecho de superar hoy la barra del 50 % y
obtener 1.463.954 votos del padrón implica un éxito de gran
dimensión. Uno de los 7 magistrados que integran el Consejo Federal
(ejecutivo colegiado) pertenece a la UDC.

La prensa europea en línea dio amplia cobertura a estos resultados.
“El País” de España tituló: “Suiza aprueba limitar la
inmigración de extranjeros por un estrecho margen”. En tanto “Le
Monde” de Francia enfatizaba: “Un sí para limitar la inmigración
masiva”. “La Repubblica” de Italia, subrayó declaraciones de
voceros europeos en la línea que se deberán “reexaminar los
acuerdos bilaterales con Berna”.

Casi el 22 % de la población total suiza son residentes extranjeros,
porcentaje relativamente elevado en comparación con otras naciones
del continente. Alemania no supera el 9%, España se ubica en torno al
12 %, en tanto Francia menos del 6% según datos del 2010. Las
exigencias para obtener la nacionalidad suiza son, sin embargo, mucho
mayores que la de la mayoría de los países europeos.

LUNES 24 DE FEBRERO DE 2014 – COMCOSUR

_________________________________________________________

5) POSTECONOMÍA, LA REVOLUCIÓN DE LOS RICOS

Héctor Juanatey Ferreiro (eldiario.es) entrevista al periodista y
escritor Antonio Baños, quien en 2012 ha publicado ‘Posteconomía.
Hacia un capitalismo feudal’, un ensayo humorístico sobre lo que
puede pasar si no hay resistencia ante la “dictadura” económica.

“La economía ha reventado, ha agotado sus fuerzas, y con tanto
trajín es incapaz de explicar la porción de realidad que se le
había asignado”. El escritor y periodista Antonio Baños (Barcelona,
1967) describe en su último libro, ‘Posteconomía. Hacia un
capitalismo feudal’, la muerte de la economía tal y como la
conocíamos hasta ahora. Una economía que, pese al paso del tiempo,
retrasa en lugar de avanzar y retrotrae a la sociedad a una época
pasada. Baños la llama Nueva Edad Media (NEM): “Se trata de describir
un paisaje que nos sirva para comprender el nuevo mundo que se está
conformando ante nuestros ojos. Una sociedad señorial, basada en
estamentos más que en clases. Profundamente dogmática, una
sociedad creyente en una teocracia econócrata, donde el beneficio, el
fantasmagórico crecimiento, la veloz circulación de dinero y el
eterno aumento de beneficios sean los mandamientos sagrados. Un mundo
en el que la academia abandone su lugar crítico para adoptar el papel
de respaldo intelectual de las élites, como hiciera la Iglesia en su
día”.

¿Qué es la posteconomía?

Es lo que viene después de la economía que hemos conocido hasta
ahora, una ciencia social que tenía unos instrumentos de análisis,
un discurso, una concepción del mundo y una doble función: la
normativa para describir el mundo y la prescriptiva para cambiarlo.
Era una ciencia como cualquier otra, más o menos pomposa o irritante,
pero servía para cambiar las cosas. Pues ahora ha colapsado. Los
economistas ya no saben prever qué es lo que va a ocurrir. Ni
siquiera saben describir los fenómenos que pasan mucho y mucho menos
controlarlos. La economía ya no puede retratar el mundo que propone.
Ha sido superada por los acontecimientos y por ella. Se convierte
entonces en posteconomía. Lo que hace es dictar a la gente. Les dice
lo que es posible lo que no. Les indica cómo vivir. Antes te decía:
“No, no, deberíamos hacer esto por una serie de motivos
racionales”. Ahora te dice: “Hay que hacer esto. ¿Por qué?
Porque soy la posteconomía”. Es el paso de la ciencia social a la
teología. Yo lo llamo la muerte de la economía.

En el libro la define como una dictadura teocrática. ¿Cuál sería
el dios?

Ellos mismos. El problema es que un dios cristiano te putea pero luego
al menos te deja ir al paraíso. Este te putea y ya. Luego solo hay
muerte, no te ofrece ninguna redención. Esta teología es como un
pastor de ovejas. Te marca los límites, acota la realidad, lo
posible. A mí me llama la atención esa frase que utilizan muchos
economistas y políticos: “Esto es inimaginable”. Es muy bestia
esa palabra. ¿Cómo que inimaginable? Define muy bien a estos nuevos
sacerdotes posteconómicos. Ellos determinan no solo lo que se puede
vivir, sino ya lo que se puede imaginar. Por eso son sacerdotes, sobre
todo porque no dan explicaciones. Simplemente debes hacerlo. Es igual
que otra de las frases rectoras de la crisis: “Hay que hacer los
deberes”. ¿Qué deberes? ¿Quién me los ha puesto? ¿Quién pone
la nota? ¿Puedo copiar? “No no. Obedece y calla”.

Eso de arrimar el hombro.

Es el discurso propositivo. La barbaridad esta de reinventarse. “Si
estás mal, la culpa no es del sistema, es tuya que estás mal
adaptado”. Reinvéntate y adáptate mejor. Es el castigo del
pensamiento positivo, justo lo contrario al pensamiento crítico. Yo
no tengo que cambiar. El sistema es injusto, es él el que debe
cambiar. Son todo formas teológicas, sin argumentos detrás. Has de
arrimar el hombro, no criticar. “Con la que está cayendo y te pones
a criticar en lugar de remar con los demás”. Son todo metáforas
contra las que no puedes apelar. ¿Tengo que remar yo en las galeras?
Allí todos remaban juntos y no era muy bueno… ¿Me van a pagar por
remar? ¿Podré levantarme si no me gusta el lugar al que nos
dirigimos?

Habla de “ellos”. Una expresión que se parece a esa de “los
mercados”. ¿Quienes son ellos?

Juego un poco a eso. ¿Ellos? Son los malos. Como se niegan a
definirse, yo hago lo mismo. El otro día leí, por ejemplo, una
noticia que decía: “Los empresarios exigen a Hollande…” Pero,
¿quienes son? ¿Quién les ha dado autoridad? El hecho de que tengas
la Renault no te debe dar autoridad para decidir el rumbo de una
República. Ellos mismos se definen de forma nebulosa.

La soberanía ha pasado a ser económica y empresarial.

Es el capitalismo feudal. Pero siempre ha sido así. Los ricos son los
que han hecho las leyes. Pero al menos antes hacían leyes. Gobernaban
y tenían la decencia de hacer leyes. Ahora se las saltan, les da
igual. Es un paso más del autoritarismo. No necesitan la carcasa de
una democracia burguesa y parlamentaria. Ya ni siquiera necesitan el
lobby sobre la política,